HeNrIqUe C. pOuSão

En nuestra última visita a la hermosa Porto nos acercamos al Museo Nacional Soares dos Reis y ahí hicimos un gran descubrimiento: la pintura de Henrique Pousão (1859 – 1884), quizás si algún portugués me lee piense que soy una pobre ignorante… pero lo cierto es que desconocía totalmente su obra y me pareció fascinante, por eso decidí investigar un poquito, saber un poco más sobre  él y contároslo.

Pousao_5

Henrique César de Araújo Pousão fue un pintor portugués perteneciente a la primera generación del movimiento Naturalista que supuso en Portugal una verdadera renovación estética a través de la pintura al aire libre.

Pousao_3

En su corta vida, murió a los 25 años de tuberculosis, fue el más innovador pintor portugués de su generación, ésto lo refleja en su obra con marcada influencia del impresionismo francés, que toma de artistas como Pissarro y Manet, y con sus paisajes que demuestran que se desmarca de sus contemporáneos pretendiendo ir más allá de de las preocupaciones estéticas de la pintura portuguesa de su tiempo.

Pousao_1

Fue alumno de la Academia de Bellas Artes de Oporto, donde fue discípulo de Thadeo Furtado y de Joao Correia. En 1880 recibe una beca y se traslada a París, y posteriormente a Italia, es en Nápoles y en Capri donde realiza algunas de sus mejores obras.

Pousao_2

Considerado uno de los más grandes de la pintura portuguesa de la segunda mitad del siglo XIX , H. Pousão desarrolló toda su producción artística en la fase de formación y su pintura está marcada por los lugares por los que pasó:

En Francia, ya se manifiesta una originalidad que luego marcaría su obra: los contrastes de luces y sombras en sus representaciones del Sena,de  los bosques de las afueras de París y de la aldea de St. Sauves.

Pousao_4

En Roma, mientras que se adhiere a la corriente académica, se aparta del registro mimético y la narrativa del naturalismo y en algunas obras, las composiciones asumen formas sintetizadas – junto a una expresión abstracta – siendo ésto un caso excepcional en la pintura portuguesa de la época.

Pousao_7

Pousão es el pintor naturalista mejor representado en la colección del Museo Nacional Soares dos Reis por la gran cantidad de piezas y por su calidad pictóricay a través de su trabajo, es posible rastrear el antes y el después del naturalismo.

Pousao_6

Cuando tengáis ocasión de ir a Oporto no os perdáis este maravilloso Museo, ubicado en el Palácio dos Carrancas (finales del SXVIII). Es una visita que sin duda merece la pena, donde podréis hacer un interesante recorrido a través de la pintura y escultura portuguesas de los siglos XIX y XX, las artes decorativas de los S. XVII – XVIII y XIX fundamentalmente, además, en el Museo también hay espacio parael arte contemporáneo, con exposiciones  temporales como la que nosotros visitamos: Grabado polaco contemporáneo (hasta el 14 de marzo), de la que os dejo algunas imágenes:

grabado polaco_1

grabado polaco_2grabado polaco_3grabado polaco_5

aSsOcIaÇãO pOrTuGaL mOçAmBiQuE – pOrTo

El Espaço Moçambique es el local social de Associaçao Portugal Moçambique y fue uno de nuestros más recientes descubrimientos en la hermosa y decadente Oporto.

CASA MOZAMBIQUE_10

Ubicado en el largo Duque da Ribeira (32-54), nada más abrir la puerta todo allí transmite calidez… la atenta y simpatiquísima Isabel; la sencilla decoración, basada únicamente en coloridas telas mozambiqueñas y alegres cuadros de pintores del país africano y antigua colonia portuguesa.

CASA MOZAMBIQUE_7

Llegamos ahí, casi por casualidad, y tras ojear una revista de viajes que hablaba de restaurantes de otros países que visitar en la ciudad de Oporto y nos tentó la cocina mozambiqueña, una auténtica desconocida para nosotros. CASA MOZAMBIQUE_2

La sorpresa llegó con el precio “8,50 € un menú para dos” compuesto por pan, sopa de espinacas, pollo con arroz y verduras y café, para beber nos decidimos por una botella de vinho verde, evidentemente, fuera del menú.

CASA MOZAMBIQUE_5

Allí nos sentimos como en casa gracias a Isabel, una simpática y parlanchina mozambiqueña que nos habló de las maravillas de su país y fue la muestra viviente de la hospitalidad y simpatía de sus gentes.

CASA MOZAMBIQUE_1
Con ella hablamos de todo: de gastronomía, de música, de pintura… y por supuesto de la función social y de reunión de la Asociación, de los eventos que organizan… lo cierto es que pasamos allí un rato muy agradable, si tuviésemos más días para pasar en Oporto no me importaría haberme quedado charlando con ella toda la tarde, es la típica persona a la que parece que hayas conocido de siempre, espontánea y natural.

CASA MOZAMBIQUE_8

Como dije Isabel también nos acerco al arte de su país y a la increíble pintura de Malangatana, un importante escritor, músico, escultor y pintor mozambiqueño, un artista completo que pasó los últimos años de su vida en Matosinhos (Oporto) donde falleció en 2011 a los 74 años de edad y que dejó un importante legado.

CASA MOZAMBIQUE_malangatana

Lo dicho que la visita a este espacio, donde nos hicieron sentir como en casa, fue muy productiva y enriquecedora, desde ya uno de mis lugares favoritos en Oporto.

Si alguno de vosotros está interesado en conocer más acerca de la Asociación os dejo un link a su página web: www.espacomocambique.com

PaLaCiO dE lA bOlsA (oPoRtO)

El Palacio de la Bolsa de Oporto se comenzó a construir en 1842 por la Asociación Comercial de Porto para alojar su sede. Artistas de todas las disciplinas trabajaron en la construcción de esta joya neoclásica del siglo XIX, catalogada como Monumento Nacional.

Aquí se realizan la mayoría de las recepciones oficiales del Estado en el Norte de Portugal y es uno de los edificios históricos en la candidatura de Oporto Antiguo a Patrimonio de la Humanidad. Es un espacio activo y abierto a la comunidad, un verdadero punto encuentro, donde se promueven todo tipo de eventos.

Forma parte de los Historic Conference Centres of Europe, red europea de Palacios, Monumentos y Edificios Históricos, que funcionan como Centros de Conferencias.

Ante la plaza del Infante D. Henrique, se levanta la fachada principal del Palacio, de tres cuerpos, dando acceso al cuerpo central una escalera en paralelo al edificio.

En el cerco a Oporto el 24 de Julio de 1832 un incendio arrasó el Convento de San Francisco, a partir de ahí se decide que será aquí donde se establezca la sede de la Asociación Comercial de Oporto. Así, el 19 de Junio de 1841, la reina autoriza la concesión del edificio quemado, a la Asociación Comercial de Oporto, para estabelecer en él la Bolsa del Comercio y el Tribunal de Comercio de 1ª Instancia. El 6 de Octubre de 1842 tiene lugar la colocación de la primera piedra del Palacio y comienzan las tareas de construcción que finalizan en 1891.

En la planta baja del edificio está el Despacho del Presidente, la preside un retrato del primer Presidente, Arnaldo Van Zeller y la Biblioteca, cuyo techo fue decorado por António Carneiro, exponente del simbolismo portugués.

El Patio central o de las Naciones, ocupa el claustro del antiguo convento y está cubierto por una gran cúpula metálica acristalada, decorada con el escudo nacional y las armas de Portugal y Brasil, además de las armas de los países con los que a finales del S.XIX Portugal mantenía estrechas relaciones de amistad y comercio. En las cuatro esquinas, están inscritas las fechas: 18 de septiembre de 1833 (entrada en vigor del Código de Comercio), 2 de agosto de 1834 (inauguración del Tribunal de Comercio), 24 de diciembre de 1834 (fundación de la Asociación Comercial de Oporto) y 6 de octubre de 1842 (Inauguración de las obras de construcción). El suelo está revestido de baldosas con diseños geométricos inspiradas en las encontradas en Pompeya. El patio de las naciones fue la sede de la bolsa de valores de Oporto , ahora ya desaparecida , de ahí el nombre del edificio.

A destacar la escalinata monumental de granito y mármol adornada con seis esculturas que da acceso al segundo piso y los frescos del techo, de Antonio Ramalho, que representan La Cultura, La Industria, La Agricultura y La  Patria y dos impresionantes arañas de bronce, piezas únicas de 1,5 toneladas cada una.

En el ala derecha, la Sala del Tribunal, en estilo renacentista francés y decorada con murales del pintor Veloso Salgado, en las paredes que representan: al Rey D. Dinis administrando justicia; las Artes Plásticas; el Comercio Marítimo en el Río Duero; Los Ofícios; Las Vendimias en el Alto Duero; una Sesión del Tribunal de la Bolsa en la época de su fundación; Ordenanzas Manuelinas y Ordenanzas Afonsinas y, en el techo, una alegoría de la Ley protegiendo la Industria, el Comercio y la Agricultura.

La Sala del Presidente, de Tomás Soller, tiene una pequeña sala de espera, donde hay un retrato de D. Fernando, marido de D. Maria II. Destaca, su suelo de estilo Imperio tallado en maderas preciosas, encargadas en París.

En la Sala Dorada (su techo es de estuco recubierto con láminas de oro) de estilo imperio, dos cuadros registran los nombres de todos los Presidentes desde su fundación.

Tras la Sala Dorada, el Salón de Asambleas Generales, también de Tomás Soller, aparentemente toda forrada con madera aunque en realidad es escayola teñida. Sobre la mesa de la Presidencia, el escudo de la Asociación y su lema: “Labor et Libertas Urgent Nos”.

Al lado del Salón de Juntas Generales, la Sala de los Retratos, de estilo Luís XV. Donde están los retratos de los seis últimos reyes de Portugal (D. Pedro IV de Portugal y I de Brasil, D. Maria II, D. Pedro V, D. Luís, D. Carlos I y D. Manuel II que reinó sólo 2 años y murió en el exilio) y una mesa con incrustaciones, obra de exquisita carpintería de Zeferino José Pinto que tardó 3 años en hacerla, con una navaja como única herramienta, y que fue galardonada en la exposición Universal de Paris de 1889.

Como colofón, la joya del edificio, inspirado en el Palacio de la Alhambra de Granada, el Salón Árabe, diseñado en estilo mozárabe y con el sólo objetivo de impresionar. Su construcción comenzó el 15 de Septiembre de 1862 y terminó el 12 de Junio de 1880, se inauguró en la conmemoración del  Centenario de Camões. La policromía oriental donde el oro fluye entre colores brillantes y llamativos, se ve potenciada por la iluminación, que produce alucinantes efectos cromáticos. Por ello, es el Salón de Recepciones de la ciudad, desde tiempos del rey D. Luis hasta la actualidad.

 

ChEz LaPiN

En nuestra última escapada a la “vintage y anacrónica” Oporto (como diría la periodista María Fluxá, sin duda una de las mejores descripciones que he leído sobre esta hermosa ciudad) cenamos en uno de mis locales favoritos, en la zona de la Ribeira, a orillas del rio Douro (Duero), en un callejón pegado a la muralla y bajo un soportal, uno de los restaurantes más bonitos y “pintorescos” de la ciudad: Chez Lapin.

A principios del S.XX, Chez Lapin, era la cochera de los carruajes de caballos que transportaban las mercancías de los barcos que atracaban en la Ribeira. Más tarde, con la disminución de la afluencia de barcos, se transformó en casa de comidas con el nombre Casa Coelho, pero la  existencia de una casa de pesca con el mismo nombre obligó al cambio de denominación.

Como muchos de sus clientes eran franceses, alguien propuso su nombre actual “Chez Lapin”, (Casa Coelho -Casa Conejo- en francés), de ahí los conejos en sus jaulas en el exterior y los conejitos de peluche y de paja colgados por todo el restaurante.

Aunque su nombre francés pueda dar lugar a confusión, es un restaurante de comida tradicional portuguesa, frecuentado tanto por turistas como por locales, sus paredes abarrotadas de objetos y cachivaches traídos de todo el mundo le imprimen un carácter muy particular y un tanto kitsch.

Riquísimos los boulinhos de bacalhao, la ensalada Chez Lapin y el arroz de pato.

En anteriores ocasiones había tomado su excelente cataplana y el bacalhao com natas, pero hay que variar… además cuenta con la ventaja de tener una carta no demasiada extensa, con lo que si le añadimos la proximidad geográfica, ya poco me queda para haber saboreado todas sus especialidades. Eso sí, para tratarse de Portugal y de Oporto no es muy económico, aunque las raciones son muy abundantes y dos entrantes y un plato principal son suficientes incluso para dos comilones como nosotros.

Probamos en esta ocasión un vino, no era ni mucho menos el más caro de la carta pero era excelente: Borba (D.O.C. Alentejo).

Frente a nosotros, las bodegas del vino de Porto (nosotros hicimos una visita a Sandeman, cortita pero interesante) cuyo origen se atribuye a Napoleón que al ver como los ingleses bloqueaban la entrada al vino de Bordeaux, obligó a los portugueses a hacerle el vino. Dicen que esta influencia francesa vas más allá y es las responsable del nombre del plato típico de la región: la “francesinha”

Like This!

LiVrArÍA leLlO e IrMaO

En el centro de Oporto (Portugal) estuvimos en la considerada por muchos como la librería más hermosa de Europa: la Livraría Lello e Irmao, un edificio con fachada de estilo modernista y neogótico construido en 1906.

Lello e Irmao (Porto)

Ya en su interior, nos pudimos más que admirar la belleza de su escalinata de doble tramo, sus estantes repletos de libros y dejarnos fascinar por la luz proyectada desde la vidriera del techo (que recoge el anagrama y el slogan de la librería: “Decus in Labore” – Dignidad en el trabajo -) y… soñar que nos trasladamos a otra época.

Lello e Irmao (Porto)

Este lugar fue, por su belleza, fue calificado por el tabloide inglés The Guardian como la tercera librería más bonita del mundo en 2008, tras Boekhandel Selexyz Dominicanen, en Maastricht (Holanda) y el Ateneo Grand Splendid, en Buenos Aires (Argentina).

Lello e Irmao (Porto)

También el séptimo arte se dejó seducir por este maravilloso lugar y fue elegido como escenario de la saga Harry Potter.

Lello e Irmao (Porto)

El edificio se construyó en la Rúa dos Clérigos (ahí mismo está la Torre dos Clérigos) en 1869 como “Livraría Internacional Ernesto Chardron (nombre por el que también es conocida en la actualidad), fue en 1919 cuando se le dio el nombre que tiene en la actualidad.

Like This!