PaLaCiO dE lA bOlsA (oPoRtO)

El Palacio de la Bolsa de Oporto se comenzó a construir en 1842 por la Asociación Comercial de Porto para alojar su sede. Artistas de todas las disciplinas trabajaron en la construcción de esta joya neoclásica del siglo XIX, catalogada como Monumento Nacional.

Aquí se realizan la mayoría de las recepciones oficiales del Estado en el Norte de Portugal y es uno de los edificios históricos en la candidatura de Oporto Antiguo a Patrimonio de la Humanidad. Es un espacio activo y abierto a la comunidad, un verdadero punto encuentro, donde se promueven todo tipo de eventos.

Forma parte de los Historic Conference Centres of Europe, red europea de Palacios, Monumentos y Edificios Históricos, que funcionan como Centros de Conferencias.

Ante la plaza del Infante D. Henrique, se levanta la fachada principal del Palacio, de tres cuerpos, dando acceso al cuerpo central una escalera en paralelo al edificio.

En el cerco a Oporto el 24 de Julio de 1832 un incendio arrasó el Convento de San Francisco, a partir de ahí se decide que será aquí donde se establezca la sede de la Asociación Comercial de Oporto. Así, el 19 de Junio de 1841, la reina autoriza la concesión del edificio quemado, a la Asociación Comercial de Oporto, para estabelecer en él la Bolsa del Comercio y el Tribunal de Comercio de 1ª Instancia. El 6 de Octubre de 1842 tiene lugar la colocación de la primera piedra del Palacio y comienzan las tareas de construcción que finalizan en 1891.

En la planta baja del edificio está el Despacho del Presidente, la preside un retrato del primer Presidente, Arnaldo Van Zeller y la Biblioteca, cuyo techo fue decorado por António Carneiro, exponente del simbolismo portugués.

El Patio central o de las Naciones, ocupa el claustro del antiguo convento y está cubierto por una gran cúpula metálica acristalada, decorada con el escudo nacional y las armas de Portugal y Brasil, además de las armas de los países con los que a finales del S.XIX Portugal mantenía estrechas relaciones de amistad y comercio. En las cuatro esquinas, están inscritas las fechas: 18 de septiembre de 1833 (entrada en vigor del Código de Comercio), 2 de agosto de 1834 (inauguración del Tribunal de Comercio), 24 de diciembre de 1834 (fundación de la Asociación Comercial de Oporto) y 6 de octubre de 1842 (Inauguración de las obras de construcción). El suelo está revestido de baldosas con diseños geométricos inspiradas en las encontradas en Pompeya. El patio de las naciones fue la sede de la bolsa de valores de Oporto , ahora ya desaparecida , de ahí el nombre del edificio.

A destacar la escalinata monumental de granito y mármol adornada con seis esculturas que da acceso al segundo piso y los frescos del techo, de Antonio Ramalho, que representan La Cultura, La Industria, La Agricultura y La  Patria y dos impresionantes arañas de bronce, piezas únicas de 1,5 toneladas cada una.

En el ala derecha, la Sala del Tribunal, en estilo renacentista francés y decorada con murales del pintor Veloso Salgado, en las paredes que representan: al Rey D. Dinis administrando justicia; las Artes Plásticas; el Comercio Marítimo en el Río Duero; Los Ofícios; Las Vendimias en el Alto Duero; una Sesión del Tribunal de la Bolsa en la época de su fundación; Ordenanzas Manuelinas y Ordenanzas Afonsinas y, en el techo, una alegoría de la Ley protegiendo la Industria, el Comercio y la Agricultura.

La Sala del Presidente, de Tomás Soller, tiene una pequeña sala de espera, donde hay un retrato de D. Fernando, marido de D. Maria II. Destaca, su suelo de estilo Imperio tallado en maderas preciosas, encargadas en París.

En la Sala Dorada (su techo es de estuco recubierto con láminas de oro) de estilo imperio, dos cuadros registran los nombres de todos los Presidentes desde su fundación.

Tras la Sala Dorada, el Salón de Asambleas Generales, también de Tomás Soller, aparentemente toda forrada con madera aunque en realidad es escayola teñida. Sobre la mesa de la Presidencia, el escudo de la Asociación y su lema: “Labor et Libertas Urgent Nos”.

Al lado del Salón de Juntas Generales, la Sala de los Retratos, de estilo Luís XV. Donde están los retratos de los seis últimos reyes de Portugal (D. Pedro IV de Portugal y I de Brasil, D. Maria II, D. Pedro V, D. Luís, D. Carlos I y D. Manuel II que reinó sólo 2 años y murió en el exilio) y una mesa con incrustaciones, obra de exquisita carpintería de Zeferino José Pinto que tardó 3 años en hacerla, con una navaja como única herramienta, y que fue galardonada en la exposición Universal de Paris de 1889.

Como colofón, la joya del edificio, inspirado en el Palacio de la Alhambra de Granada, el Salón Árabe, diseñado en estilo mozárabe y con el sólo objetivo de impresionar. Su construcción comenzó el 15 de Septiembre de 1862 y terminó el 12 de Junio de 1880, se inauguró en la conmemoración del  Centenario de Camões. La policromía oriental donde el oro fluye entre colores brillantes y llamativos, se ve potenciada por la iluminación, que produce alucinantes efectos cromáticos. Por ello, es el Salón de Recepciones de la ciudad, desde tiempos del rey D. Luis hasta la actualidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s